¿Eres un desastre cocinando en pareja?

¿Eres un desastre cocinando en pareja?

Las 12 pistas para saber si tu pareja te odia en la cocina

Cuando tienes más de 18 años y eres mayor de edad ya te atribuyen tareas y características de personas adultas, como por ejemplo el saber cocinar. Si vives en pareja y te gusta cocinar pero eres un desastre… debes saberlo. Aquí te damos los 12 tips que te harán averiguar si realmente eres un gran chef o si, por el contrario, debes dedicarte a todo menos a la cocina y dejárselo a tu pareja.

pareja en la cocina

1. Cada vez que van tus amigos a tu piso y les haces comida no te dicen que está buena. Si esto ocurre es porque quizá no les guste lo que cocines, pero si ya ha pasado en más ocasiones es porque igual cocinar no es lo tuyo.

2. Cuando tus amigos o tu pareja van a comer a casa dicen que no hace falta que hagas nada, que ya cocinan ellos o traen algo. Si te dicen eso es porque, probablemente, no quieran comer tu comida. Prefieren llevar ellos la suya o pedirla en una pizzería. Si esto ocurre pregúntales si es porque no les gusta tu comida para salir de dudas.

3. Si tu receta tiene tres pasos, los omites. Si no tienes paciencia en la cocina y te saltas los pasos de la receta es porque no te gusta cocinar. ¡Pide un kebab!

4. Si el tiempo que inviertes en cocinar no lo disfrutas y piensas que es una pérdida de tiempo, déjate la cocina, porque no es lo tuyo.

5. Cuando pruebas a hacer recetas de Internet siempre te sale algo mal. Si ves que nunca consigues una receta bien hecha, pide ayuda para mejorar tu técnica.

6. Siempre acabas haciendo espaguetis. Si te has planteado muchas veces cocinar pero al final siempre acabas haciendo espaguetis con tomate frito de mercadona porque te resulta más fácil.

7. Cuando limpiar lo que has ensuciado de la cocina te supone mucha faena. Si esto lo piensas es porque realmente no te compensa cocinar, ya sea porque no te gusta o porque los platos te quedan mal.

8. Estas deseando volver a casa de tus papás por comer bien. Cuando llegas a casa de tus padres y hueles a comida de esa casera y piensas ‘esto es lo que me gusta’.

9. Se te queman las sartenes al cocinar. ¡Menudo caos!

10. Hay utensilios en la cocina que no sabes qué son o para qué sirven. De hecho, hay algunos que no sabes ni por dónde cogerlos.

11. No te gustan tus propios platos. Si pruebas tus platos y no te gustan, tienes un problema.

12. No sabes combinar sabores ni sabes qué alimentos combinan bien con otros.

Speak Your Mind

*